Tubo t8 energía y ahorro en un solo equipo

¿Sabías que las luces fluorescentes son más económicas, duran más y consumen menos energía que los focos incandescentes? Los tubos fluorescentes se han popularizado en los últimos años, siendo utilizados en zonas industriales, comerciales y residenciales gracias a sus beneficios en ahorro y efectividad energética; dentro de los tubos de luz fluorescente destaca el tubo t8 gracias a sus características que lo han posicionado como una de las mejores opciones para obtener luz eléctrica.

En el tema de luces fluorescentes, la letra T se utiliza delante de un número para indicar al consumidor el tipo de tubo del que se trata; este número indica el diámetro del tubo medido en pulgadas (que equivalen a dos centímetros y medio). En los tubos rectos de luz fluorescente encontramos los T5, T8 y T12, disponibles en largos de hasta ocho pies o dos metros y medio. La mayoría de los tubos necesita de un balastro para funcionar adecuadamente, a comparación de los modelos de mayor antigüedad, que además de balastro utilizan un arrancador, por lo que tardan más tiempo en encender.

A continuación una reseña de los tubos fluorescentes más utilizados y las razones por las que el tipo T8 destaca de sus competidores:
Los tubos fluorescentes T12 fueron inventados en el año 1930 y se popularizaron por su costo asequible y su duración de más de 20 mil horas, superando con creces las características de los focos de luz incandescente; en la actualidad estas luces son los más utilizados por la industria de la construcción, ya que utilizan tubos de mayor tamaño y balastros magnéticos, no electrónicos. Desde el año 2010 la fabricación de balastros magnéticos fue prohibida por el Consejo Nacional de Iluminación, por lo que dejaron de fabricarse, aunque aún se encuentran en el mercado debido a que muchos lugares aún los tienen en sus stocks.

Por su parte, los tubos T5 utilizan un balastro electrónico, se consideran luces fluorescentes de alto rendimiento, pero su costo es elevado, más que los tubos T12 y T8, pero son más cortos por lo se deben ajustar a dispositivos especiales; miden 46 pulgadas o 115 centímetros de longitud y suelen encontrarse a la venta con sets de conversión, con un balastro especial que permite que sean utilizados e incluso que se adapten con los T8 y T12. Si bien los tubos T5 son muy efectivos en función de ahorro de energía, pues producen mayor luminosidad con menos voltaje y tienen una vida útil muy extensa en la que conservan toda su potencia, el costo de adquisición es más elevado, aunque a la larga se puede encontrar un ahorro económico y energético.

El tubo t8 de luz fluorescente fue inventado e introducido al mercado estadounidense en 1981 y pronto se convirtió en el más utilizado en la mayoría de los sectores industriales y comerciales, ya que es de igual o mejor calidad que el T12, pero a un mejor precio de adquisición y con un menor consumo de energía eléctrica; por otro lado, en comparación con el T12 que utiliza un balastro magnético, el T8 utiliza un sistema de circuitos electrónicos que permite disminuir el consumo energético. Gracias a este detalle, al utilizar el tubo fluorescente no se escuchan zumbidos ni se debe soportar parpadeos de luz como con los balastros de energía magnética.

Estos tubos se ensamblan con la más alta calidad en componentes ya que utilizan diodos de LED (que son las siglas en inglés de Diodos Emisores de Luz) que han superado todas las pruebas y estándares de seguridad; la ventaja principal del uso de este tipo de energía es el ahorro, no solo en las tarifas de luz, sino en mantenimiento y reemplazo de los tubos. Un tubo convencional necesita cebadores y reactancias, además su vida útil es de aproximadamente ocho mil horas, en cambio los tubos LED no utilizan los componentes mencionados y su vida útil es de más de 50 mil horas.

Evidentemente estos factores dependen del tiempo en que se utilicen las lámparas, de las tarifas por hora de la localidad, de la instalación eléctrica del lugar, entre otros.

Hoy en día, el tubo t8 es utilizado en los sistemas de iluminación de estacionamientos, hoteles, aulas educativas, oficinas, centros comerciales, negocios e incluso en algunas zonas residenciales y casas particulares. Podemos encontrar diferentes opciones en el mercado, su precio depende de la calidad de los materiales y se recomienda buscar siempre la calidad en cuanto a componentes, capacidad de voltaje y vida útil promedio; al adquirir un tubo fluorescente debemos buscar que sean productos que cuenten con todas las certificaciones y garantía tanto del establecimiento como del fabricante.

El futuro en el consumo energético se orienta en el uso de focos, lámparas y tubos fluorescentes que permiten el ahorro en las tarifas y en el gasto de energía eléctrica, lo que además de tener un impacto económico tiene uno medioambiental. Si bien la mayor desventaja que tienen es un precio de adquisición elevado en comparación con las luces convencionales, el ahorro que traen consigo es inmediato pues operan con menos energía, duran más de 50 mil horas, operan sin balastros y sin materiales que representen un peligro para el ser humano y el medio ambiente.

Si estás buscando el mejor lugar para adquirir un tubo t8 para reducir el consumo de energía de tu negocio, en Foss México lo encontrarás; visítanos y conoce la variedad de productos que tenemos para ti.

Publicaciones recientes

Deja un comentario